Heresh, el Hielo Muerto

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Heresh, el Hielo Muerto

Mensaje  Vykos el Miér Abr 16, 2008 1:55 pm

Historia: Heresh, Herejía, el Hielo Muerto, Glacern o simplemente la Tierra de los Muertos es una inhóspita región al norte del continente de gran extensión cubierta permanentemente por hielos eternos y las montañas más altas conocidas por ahora. Se dice que a pesar de su crudo clima, Glacern, su nombre ancestral, era un paraje de gran riqueza debido a que las placas de hielo que unen los fiordos eran mucho más delgadas y permitían cazar la gran variedad de peces que habitaban debajo a las tribus que entonces habitaban en aquella zona.

Sin embargo, tras el experimento fallido del Anciano, Glacern perdió a todos sus habitantes en una sola noche que se levantaron días después como criaturas no-muertas, una aberración que jamás se había visto hasta la época. No obstante, el Anciano había sobrevivido en una agonía infinita pero había renacido como una nueva forma de vida, o no-vida, y poseía el control sobre los muertos vivientes que se habían levantado. Tras aquella hecatombe, nada más se volvió a saber de Glacern y sus habitantes. Décadas más tarde, varias ciudades remotas cercanas a Glacern fueron atacadas y sus supervivientes hablaban aterrorizados de "los muertos que andaban y su maestro, el hombre murciélago". De hecho, las víctimas mortales de estos ataques demenciales se habían vuelvo a levantar atacando a sus antiguos compañeros.

Con varias patrullas movilizadas para cazar a aquellas abominaciones, pocas sobrevivieron al ataque del hombre murciélago que volaba durante la noche a la luz de la luna mientras los muertos vivientes seguían avanzando sin cesar. Pero llegó el verano con sus días más largos y sus calores extremos y el avance se vio detenido bruscamente cuando los cadáveres comenzaron a descomponerse a un ritmo vertiginoso y el mismo hombre murciélago huyó al norte, donde el sol jamás atravesaba las tormentas de nieve.

Durante años, los ataques se convirtieron en una rutina, en invierno marchaban los muertos vivientes hacia el sur y antes de que llegase la primavera, se ocultaban en el norte. Aunque se intentó cazar repetidamente a quien comandaba a los descerebrados cadáveres andantes, aquella criatura era tremendamente escurridiza y muy poderosa. Con el paso de varias décadas, los ataques se fueron espaciando cada vez más hasta que un día las incursiones dejaron de producirse.

Cincuenta años más tarde, un aventajado erudito llamado Markal encontró un libro en cierta biblioteca de una pequeña ciudad que le apasionó hasta el punto de perder prácticamente la cordura e iniciarse en prácticas consideradas herejes y penadas de muerte. Poniendo en práctica los conocimientos adquiridos en la lectura del tomo de nigromancia, puso en pie a los muertos del cementerio que se abalanzaron sobre los habitantes desprevenidos de la ciudad. Aunque todos resultaron muertos, a Markal se le condenó a morir en la hoguera por hereje y este huyó desesperado hasta verse acorralado finalmente en la frontera de Glacern por la muchedumbre enfurecida hasta el punto que se internó en la maldita región helada donde se le dio por muerto.

No obstante, Markal acabó encontrando al Anciano, que no era otro que la criatura que durante tantos años había aterrorizado con sus muertos vivientes a las regiones del sur. La criatura no-muerta quedó impresionada por el talento del entonces joven nigromante y lo acogió bajo su tutela. Con el paso del tiempo, el joven aprendiz acabó por convertirse en un poderosísimo nigromante que incluso superó en dotes a su maestro. No obstante, Markal no poseía el espíritu combativo del vampiro con lo que tras suceder al Anciano a petición de este, decidió convertir el inmenso castillo helado y la región maldita de Glacern en un refugio para todos aquellos perseguidos que quisieran profundizar en las sendas de la muerte y experimentar con los límites de la vida.

Con la llegada de los nuevos nigromantes y el auge de los muertos vivientes en el interior de la región, los vecinos atemorizados por el creciente poder nigromántico del lugar rebautizaron Glacern con el nombre de Heresh, la Herejía.

Geografía: Heresh es probablemente la tierra de clima más crudo que existe, ya que siempre esta helada y sus temperaturas son tan bajas que hielan la piel desnuda en cuestión de segundos. Fuera del clima, es una región tremendamente gigantesca que comprende todo el norte del continente, que originalmente está compuesto por multitud de glaciares y valles helados en la parte sur y por extensas llanuras de hielo interminable en el norte interrumpidas únicamente por algunas cordilleras montañosas compuestas exclusivamente de hielo. Más al norte sólo hay una costa helada fragmentada en iceberg y un mar neblinoso desconocido que lleva al Polo Norte del mundo. Es remarcable comentar que en Heresh sólo hay cinco días de sol al año, en la época estival, cuando los rayos del sol son tan fuertes que ni las tormentas de nieve ni los conjuros nigrománticos y vampíricos son capaces de detenerlos.

Política: Heresh está habitada por un grupo de nigromantes eruditos que buscan estudiar sus prácticas heréticas en paz. Por ello, no tienen ningún tipo de contacto con nadie del exterior excepto con algunos comerciantes poco escrupulosos a los que compran materiales que no pueden conseguir por ellos mismos en su región. No obstante, muchos de los integrantes de la Orden del Nuevo Amanecer guardan un profundo resentimiento con el mundo y quienes les rechazaron y es posible que busquen vengarse de ellos.

Población:
37 nigromantes.
5 vampiros.
30 esclavos vivos.
45236 cadáveres de diferentes tipos (recaudados durante más de doscientos años, la temperatura y el hielo los conservan en buen estado).

Economía: Los nigromantes de Heresh apenas tienen gastos por lo que no necesitan apenas oro para comerciar. Aun así, bajo las montañas del sur hay grandes minas de metales y vetas de piedras preciosas que suelen intercambiar por bienes exóticos en la tierra helada con los comerciantes poco escrupulosos para mantener tratos con ellos. Normalmente se alimentan de peces que pescan en zonas preparadas para tal fin donde se han apostado unas criaturas creadas con el propósito de proporcionar alimento a los nigromantes y a los esclavos vivos, quienes se alimentan lo mejor que pueden para reponer la sangre que les arrebatan los vampiros.

Fuerza militar: La Orden del Nuevo Amanecer no es belicista, pero tampoco son idiotas pacifistas. Saben de sobra que sólo el clima no les protege en su refugio y por ello deben rodearse de un campo de miedo y supersticiones para mantener a sus enemigos alejados. No obstante, con el paso del tiempo y de la experimentación con los cadáveres, han refinado el arte nigromántico hasta convertirse en verdaderos ingenieros de la muerte. Los no-muertos que actúan como sirvientes poseen grandes partes de sus cuerpos exánimes sustituidas por piezas mecánicas que mejoran notablemente la potencia de los muertos vivientes.
Aunque no son proclives a la guerra, la Orden del Nuevo Amanecer posee criaturas preparadas especialmente para tal fin que se conservan hasta el día de su uso enterradas en los hielos, razón por la cual la región es idónea.

Magia: La magia en Heresh ha sido la principal razón de la fundación de la Orden del Nuevo Amanecer, regida por el nigromante Markal. Todos los integrantes de la Orden fueron eruditos, sacerdotes o hechiceros que han abrazado la senda de la nigromancia y los conocimientos de la muerte en pos de una vida ultraterrena. Además con el refinamiento de la nigromancia, los integrantes de la Orden han aprendido también a trabajar en equipo para la creación de nuevas criaturas no-muertas.

Religión: Aunque no adoran a nadie, los nigromantes de Heresh creen en la vida más allá de la muerte como método para abandonar un mundo decadente y con un final amargo como es la vida. Se podría decir que adoran a la muerte como salvación de un continuo envejecimiento y fin del conocimiento.

Ciudades importantes: Heresh no posee ninguna ciudad ya que todos los integrantes de la Orden del Nuevo Amanecer viven en el Castillo Corona del Glaciar. No obstante, toda la región está excavada por debajo del suelo de forma que los nigromantes pueden enviar rápidamente a sus defensas de un lado a otro para responder de forma contundente ante posibles invasiones. A pesar del centralismo en el Castillo, la Orden cuenta con varios lugares de importancia diseminados que cumplen alguna función específica como los lugares de donde obtienen comida, las minas del sur, puntos de contacto con comerciantes que se atreven a pactar con ellos o incluso laboratorios privados construidos recientemente por los miembros para desarrollar algo específico que aportar después a la Orden.

Cultura: La Orden del Nuevo Amanecer aborrece todo tipo de superstición aunque se aprovechan de ella para protegerse. Poseen grandes bibliotecas especializadas en hechicería, literatura y libros técnicos en el Castillo Corona del Glaciar pertenecientes al Anciano o por haber sido obtenidos en algún ocasional saqueo (siempre con el fin de obtener nuevos cuerpos o nuevos libros) o siendo comprados a comerciantes y cazarrecompensas.

Vykos

Cantidad de envíos : 6
Localización : Bajo del mar
Fecha de inscripción : 02/04/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.